En un futuro, México podría llegar a crecer cinco por ciento anual


  • Estados Unidos es el principal socio y está a un lado: Manuel Guzmán Moreno, Egresado Distinguido

POR JUAN MANUEL TIRADO JUÁREZ

Si bien la tasa de crecimiento en el país no ha alcanzado el porcentaje requerido para salir adelante, se han sentado las bases para fortalecer el desarrollo económico en el futuro; a eso le apuestan los inversionistas que ven a México con un potencial importante. Uno de los problemas que por ahora impiden ese despegue es que las transformaciones en materia económica se hicieron a destiempo, en medio de una crisis mundial que limitó esas modificaciones y, por lo tanto, ha impedido que nuestra nación crezca. En cuanto el mundo empiece nuevamente a crecer —lo que se espera sea pronto—, “México va a tener una posición muy importante”, con la expectativa de llegar a registrar tasas de crecimiento que ronden por lo menos el cinco por ciento anual: hay elementos a la vista, opinó el maestro Manuel Guzmán Moreno, durante una entrevista con este medio.

Galardonado recientemente como Egresado Distinguido de la UAM, aseguró que para lograr un crecimiento sostenido han jugado un papel importante las exportaciones, que han alcanzado un lugar competitivo: ya no sólo se exportan energéticos —como el petróleo— sino que se han diversificado las manufacturas. Si bien reconoce que hay voces que se pronuncian por abrir más mercados, por extender lazos comerciales con otros países más allá de Estados Unidos, éste es nuestro principal socio y está a un lado de nuestras fronteras, para bien o para mal. Por ello pone el acento en que estas relaciones bilaterales no se pueden soslayar: “tenemos el mercado más fuerte e importante del mundo al lado”.

Para Guzmán Moreno, el crecimiento se empezará a dar en cuanto el mundo se vea inmerso en una dinámica más relevante pues todavía se observan secuelas de la crisis que golpeó a buena parte del orbe, como resultado de los aprietos hipotecarios que se registraron en el país del norte en 2008. “Estoy convencido de que nuestro país podrá remontar la situación y, en unos tres o cuatro años, se llegará a rondar tasas cercanas al cinco por ciento. Para alcanzar esa meta jugarán un papel central la diversificación de exportaciones y el aumento de la producción interna”.

El economista —con una amplia y fructífera carrera en la academia, en el sector público y en el privado— subrayó que la economía mexicana tiene dos motores: las exportaciones y el consumo interno. Este último se ha venido fortaleciendo: recién se anunció un aumento considerable en la creación de empleos que, aunado a tasas de inflación bajas, ocasiona que los salarios reales sean cada vez más fuertes. Al haber mayor ingreso disponible, con más gente trabajando y más consumo, aumentan la demanda y la producción. Lo que ocurre en el exterior todavía no está marchando a ritmos más acelerados pero en cuanto se incrementen, el país alcanzará tasas mayores que las actuales, reiteró.

Conocedor de los entretelones y de los vaivenes de la economía —respecto a la incertidumbre que han ocasionado los anuncios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acerca de la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre su país, Canadá y el nuestro—, el especialista manifestó que lo que se debe cuidar es una eventual renegociación de ese acuerdo, que, enfatizó, ha sido benéfico para los tres países. Éste se suscribió en 1994 y desde entonces el mundo ha cambiado: hay sectores que no fueron contemplados, por lo que de darse un nuevo convenio tendría que estar acorde y responder a las necesidades actuales. “No creo que desaparezca ese pacto”.

Consultado sobre otro de los temas en los que es experto, la devaluación, refirió que la más impactante en la era reciente fue la ocurrida entre 1994-95. Desde entonces, dijo, se aprendió la lección y ahora se cuenta con fundamentos económicos más sólidos, y los cambios en la economía nacional —como decretar la autonomía del Banco de México, entre otros— hicieron posible transitar “sin mayores descalabros” en un entorno mundial complicado. En el libro de su autoría, México frente a la crisis —“el único en el país que aborda el impacto” ocasionado por la recesión en Estados Unidos sobre la economía mexicana—, analizó que todas las crisis, excepto la citada arriba, “han sido consecuencia de movimientos abruptos en el tipo de cambio”.

En ese texto, añadió, se muestran las devaluaciones ocurridas durante 130 años, lo que le ha valido ser usado en diversas instituciones de educación superior “como libro de texto en materias como Macroeconomía”.

Un experto destacado en diversos rubros del quehacer económico

Originario de Tampico, Tamaulipas, Guzmán Moreno partió, por el trabajo de su padre, a Poza Rica, Veracruz; posteriormente, junto con sus dos hermanos mayores viajó al Distrito Federal. Su hermana se inscribió en Sociología y su hermano en Administración, ambos en la UAM Azcapotzalco; él lo hizo en el Colegio de Bachilleres de Ciudad Satélite. Se decidió a estudiar economía después de leer un libro de macroeconomía de sus hermanos, y así llegó a esta Unidad en 1982.

En la UAM “cursé una carrera muy interesante, hice muchos amigos y tuve a profesores extraordinarios; fue una licenciatura muy demandante”. Siempre se distinguió por ser muy dedicado y destacó al grado de que la profesora Edith Klimosvsky —“inteligente, muy admirada por el grupo”—, lo invitó a trabajar como ayudante de profesor. En esa función concluyó su carrera y permaneció dos años más. Recuerda con cariño su etapa como alumno, fue de mucho aprendizaje tanto a nivel personal como profesional. Ahí coincidió con una estudiante de su mismo ramo, muy brillante, Teresita Urdapilleta, quien ganó la medalla de Honor al Mérito Universitario por su excelente promedio, y con quien terminó casándose treinta años atrás.

Al buscar nuevos horizontes llegó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), a la Dirección General de Planeación Hacendaria. En esa dependencia colaboró con economistas como los doctores Jesús Reyes Heroles y Luis Téllez Kuenzler, entre otros. Ahí tuvo un aprendizaje relevante y trabajo demandante, además de ser nombrado subdirector de Mercados Financieros, convirtiéndose así en el subdirector más joven —tenía 25 años— de una de las oficinas más importantes, y donde estuvo al frente de un grupo de economistas provenientes de diversas instituciones, todos de mayor edad; en dos años hizo una meteórica carrera pues llegó a ser el analista más joven de la Dirección General.

Esos logros los consiguió con su entusiasmo, constancia y dedicación, así como por la sólida preparación teórica que obtuvo en la UAM, puntualizó.

Más adelante fue distinguido por la editorial que publicó su primer libro y por la firma global SEI Investment, que lo declaró el líder más reconocido en México en el 2002. En 2015, la revista Forbes —renombrada a nivel mundial en las áreas de economía y finanzas— lo nombró “uno de los diez economistas más influyentes de México”, corolario de una trayectoria de varias décadas, no sólo como “manejador de fondos sino como Chief Economist en diversas instituciones financieras”.

A la distancia, consideró, ha sido muy importante —más allá de los reconocimientos— el haber tenido la oportunidad de desarrollarse en su ramo en las últimas tres décadas, de hacer lo que le apasiona y tener una trayectoria plena que abarca, después de la SHCP, su colaboración en Acciones y Valores de México (Accival), en el Grupo Financiero IXE, Intercam y Monex. En la actualidad se desempeña como director general de una empresa financiera con sede en Suiza, Novastone Capital, que recientemente arrancó operaciones en México, donde ha empezado a sobresalir. Según esa firma, México tiene un gran potencial y le apuesta al repunte que se prevé para los próximos años.

Asimismo, Guzmán Moreno ha sido colaborador en varios espacios mediáticos; desde hace diez años escribe la columna Panorama Económico para el diario El Economista, en donde fue invitado a integrarse a su Comité Editorial; también tuvo participación durante ocho años en el programa de Radio Fórmula, En los tiempos de la radio —antes conocido como Fórmula Empresarial—, a cargo de Óscar Mario Beteta.

En el rubro de la docencia, ha impartido clases en la UAM Azcapotzalco, en la UNAM, y en las universidades Anáhuac, Iberoamericana y de las Américas, aunque por el momento las ha postergado para enfocarse al proyecto en Novastone Capital.

Para el experto en Economía recibir el reconocimiento como Egresado Distinguido lo llena de satisfacción, “es un premio serio, objetivo y profesional”, otorgado por personalidades que revisaron los perfiles de los postulantes.

El galardonado invitó a los estudiantes a valorar y tener pasión por lo que hacen, a no desviarse de sus metas y a prepararse adecuadamente pues el entorno profesional es cada vez más competido y, si es posible, continúen hasta el posgrado para darle más solidez a su carrera; así estarán en posibilidades de contribuir a tener un país más fuerte y más sólido. Resaltó la importancia de llevar una vida sana: comer bien, hacer vida en familia y evitar el estrés. Él realiza ejercicio todas las mañanas y los fines de semana practica ciclismo de montaña y, si hay tiempo, motociclismo. El deporte, rubricó, es un complemento muy importante para todas las personas.

Anuncios

Acerca de alephUAM_A

Sección de Información y Divulgación, UAM Acapotzalco
Esta entrada fue publicada en Egresados Distinguidos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s