Necesario profundizar en las indagaciones sobre los inmuebles que colapsaron


  • El doctor Edgar Tapia Hernández recibe el premio al artículo sobresaliente publicado en la Revista de Ingeniería Sísmica

POR JUAN MANUEL TIRADO JUÁREZ

En 1985, la Ciudad de México y otros lugares del país, sufrieron un movimiento telúrico de 8.1 grados en la escala de Richter, con epicentro en las costas de Michoacán, a más de 350 kilómetros de la capital. Los estragos fueron enormes y la cultura de la prevención no se había desarrollado. Sólo existían unos pocos acelerogramas —instrumentos para medir los temblores—, de manera que la red acelerográfica cubría un área más pequeña.

Con el paso del tiempo, se fue optimizando la prevención y el estudio de los movimientos tectónicos, además de impulsar mejoras en el Reglamento de Construcciones del entonces Distrito Federal, con la finalidad de que los inmuebles fueran erigidos con mayores estándares de seguridad.

En entrevista con aleph, el doctor Edgar Tapia Hernández, profesor de la UAM Azcapotzalco, asegura que en esa época la ingeniería sísmica —rama de la ingeniería civil que estudia la respuesta de las estructuras ante los embates sísmicos— no tenía los avances que existen hoy en día. La situación ha cambiado y los especialistas en esa área desarrollan investigaciones y proponen proyectos que pretenden asegurar que las estructuras sean estables durante y después de un temblor. Asimismo, dijo, se desarrollan esfuerzos para concientizar a la sociedad sobre que los sismos pueden ocurrir en cualquier momento y, ante ello, hay que estar preparados.

El experto, egresado de la licenciatura en Ingeniería Civil de esta Unidad de la UAM, subraya que debido a que la Ciudad de México se edificó sobre los antiguos lagos de Texcoco, las ondas telúricas se amplifican en duración y en la intensidad de las aceleraciones. Por esa condición del suelo, existen zonas de terreno muy blando, con estratos muy compresibles “como gelatinas”; otras, ubicadas en suelo de transición, que representan las orillas de los lagos —donde el subsuelo no es lodo ni roca firme—, y también están las asentadas sobre rocas. En septiembre pasado la mayor parte de los daños se centraron en la zona de transición, debido a las características particulares del sismo. Usualmente, la ciudad está sometida a sismos que se originan en la costa del Pacífico, a varios cientos de kilómetros; sin embargo, el mes pasado, el epicentro se localizó a solo 120 kilómetros de distancia de la ciudad. Los daños fueron diferentes a los de 1985, puesto que la excitación tuvo otras características, explicó.

Durante los recientes lustros, los expertos en ingeniería sísmica y otras áreas han proporcionado información que se ha plasmado en los reglamentos y normas oficiales de construcción. Tapia Hernández destaca que las aceleraciones desatadas por el fenómeno originado en el estado de Morelos están aceptablemente consideradas dentro de los reglamentos, por lo que un edificio diseñado con los criterios de éstos no debería haber colapsado. Por ello, enfatiza, será necesario profundizar en las razones que originaron los derrumbes, al igual que en los daños graves en los inmuebles, y relacionar la fecha de sus construcciones para ver si cumplían o no con los nuevos estándares.

A las personas preocupadas por sus viviendas, les aconseja consultar con especialistas para que, si fuera necesario, revisen con mayor detalle el estado de las estructuras y, si es el caso, establecer estrategias de reparación o refuerzo del inmueble.

Puntualiza que por lo general, en México, cuando alguien va a comprar un inmueble, no se pregunta quién lo diseñó y construyó, si cumple con los reglamentos modernos de construcción y si es vulnerable. Lo mejor es recurrir a un experto y evitar la autoconstrucción, recomienda el especialista.

El doctor Tapia —quien ha realizado estancias de investigación en la Escuela Politécnica de la Universidad de Montreal, Canadá, y ha sido profesor visitante en la Universidad de California, en San Diego— resalta que “hay que estar preparados” pues los sismos que se han presentado no son el peor escenario: podrían ocurrir terremotos con epicentros más cercanos a la Ciudad de México, o en zonas costeras como Acapulco, Guerrero, con mayor o igual magnitud al sismo de 1985. Agrega que no se pueden predecir, pero se sabe en qué zonas van a ocurrir, por lo que debemos vivir preparados.

Recibe reconocimiento por artículo publicado en revista especializada

Integrante desde hace seis años de la UAM Azcapotzalco, adscrito al Departamento de Materiales de la División de Ciencias Básicas e Ingeniería, Tapia Hernández ha realizado investigaciones en torno al comportamiento de las estructuras de acero ante los movimientos telúricos, con la idea de que se mejoren los requisitos normativos para que su respuesta sea adecuada.

Con programas de cómputo, explica, se realizan modelos de las estructuras que pretenden estimar la respuesta a lo que sucede durante un terremoto. Su investigación intenta, entre otros objetivos, asegurar que el comportamiento de dichos cuerpos esté correctamente relacionado con el fenómeno físico, para estimar adecuadamente la respuesta y así poder asegurar —con la mayor precisión posible— qué elementos se dañarán y cuáles deben resistir el sismo sin daño, para garantizar la estabilidad.

En el diseño de una estructura es valioso contar con varias líneas de defensa: la inicial, son las partes que no ponen en riesgo la estabilidad estructural, como son los contravientos (elementos diagonales), que se esperaría fueran los primeros en dañarse. Si el temblor es más fuerte, la segunda línea serían las trabes, y si fuera aún mayor, se esperaría que las columnas tuvieran poco o nulo daño, en un estado donde el colapso sería inminente.

Junto con los maestros en ingeniería —egresados del Posgrado en Ingeniería Estructural—, Jesús Salvador García Carrera y Alejandro del Rincón de la Macorra, publicó un artículo sobre esa investigación, en el número 94 de la Revista de Ingeniería Sísmica, titulado Estudio paramétrico del modelado inelástico de contravientos de acero, el cual fue distinguido con el Premio al Artículo Sobresaliente de la Revista de Ingeniería Sísmica. Periodo 2015-2016, otorgado por la Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica. El reconocimiento obedece a las innovaciones tecnológicas que propone, por la calidad y contribuciones a la ingeniería sísmica. La entrega de la presea se realizó en una ceremonia en el marco del XXI Congreso Nacional de esa disciplina.

Al abundar sobre su investigación, puntualiza que para predecir el comportamiento de las estructuras de acero se requieren modelos matemáticos detallados, con los cuales se alimentan los citados programas de análisis. El estudio pretende mejorar el modelado de los elementos de acero que están inclinados —los contravientos—, que ayudan a hacer una estructura más estable para resistir los movimientos tectónicos.

El propósito, dice, “es asegurarnos que cuando venga un terremoto, el modelo matemático se aproxime mucho a lo que va a ocurrir realmente en la estructura”. El artículo intenta ofrecer herramientas que ayuden a los ingenieros a diseñar estructuras con una respuesta sísmica adecuada.

Al preguntarle sobre el nivel de la investigación y los trabajos de los expertos mexicanos con respecto a los científicos de otros países con alta actividad sísmica, como Japón, Chile y Estados Unidos (en este caso, por el movimiento de la Falla de San Andrés), enfatiza que no hay mucha distancia en la calidad, pero sí en lo que corresponde a la inversión en investigación; aquí es limitada, lo que no ocurre en aquellos países. Prueba de los alcances de los trabajos realizados en México es su publicación en revistas internacionales, y los expertos participan en cursos y conferencias en el propio país y en el extranjero. La ingeniería sísmica mexicana es reconocida a nivel mundial, enfatiza.

Anuncios

Acerca de alephUAM_A

Sección de Información y Divulgación, UAM Acapotzalco
Esta entrada fue publicada en Notas Preliminares Aleph y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s