En las oficinas algunos colores pueden detonar la creatividad


  • Las luces emitidas por celulares y computadoras inhiben el sueño

POR JUAN MANUEL TIRADO JUÁREZ

En años recientes se han desarrollado investigaciones en torno al impacto que tienen el color y la iluminación artificial en los ambientes laborales, los hogares, hospitales y otros espacios. Especialistas de la Sociedad de Ingenieros en Iluminación (IES, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, adoptaron el modelo de calidad elaborado por la Comisión Internacional de la Iluminación (CIE, por sus siglas en francés), que revisa aspectos del alumbrado artificial más allá de enfocarse sólo en los luxes —unidades que miden la intensidad de la iluminación— necesarios para cubrir un área determinada, y se ha encaminado al estudio de aspectos relacionados con el confort lumínico y la salud humana.

Asimismo, la Universidad de Harvard se ha encargado de indagar en torno a las tonalidades emitidas por las lámparas o focos, por ejemplo, que la iluminación cálida proporcionada por las lámparas amarillentas es apropiada para las habitaciones durante las mañanas y cuando se ha puesto el Sol, mientras que la luz azul-blanca es benéfica sobre todo al mediodía.

En la actualidad, la tecnología led (diodo emisor de luz) —que emite potentes haces luminosos con un gasto energético reducido— se ha incorporado en pantallas de televisión, computadoras de mesa y portátiles y en las tabletas electrónicas. Estudios realizados por expertos han alertado sobre la luminiscencia de esos artefactos y del celular, la cual reduce la producción de melatonina —hormona encargada de producir el sueño—, es decir, que estar frente a esas luces por la noche ocasiona problemas al conciliar el sueño. Para tratar de remediar la situación, recientemente se trabaja en una nueva generación de leds, denominados oleds (diodo orgánico de emisión de luz).

           Teniendo en cuenta esa problemática —señaló en entrevista el arquitecto Luis Enrique Acosta Martínez—, es recomendable que las personas que por las noches se exponen a las pantallas tomen media hora para alejar su vista de los aparatos emisores antes de acostarse y así poder conciliar el sueño. No es aconsejable que apaguen sus artefactos y se vayan directamente a dormir, pues es necesario descansar la vista de las emisiones.

En el Cuarto Coloquio de Metodología De los métodos y las maneras, organizado por el posgrado en Diseño de la UAM-A, este especialista dictó la conferencia El color como factor de calidad en la iluminación y su influencia sobre el estado de ánimo humano en un entorno laboral, sobre la investigación que estará concluyendo en los próximos dos trimestres.

Los estudios realizados en Estados Unidos, Canadá y Europa han marcado la pauta en cuanto a la iluminación y las tonalidades azul, amarilla, blanca y neutra, pero el egresado de esta Unidad se ha enfocado en otros colores del espectro. En la investigación que realiza dentro de la Maestría en Diseño Bioclimático, ha centrado su interés en el análisis de los colores magenta y verde (tonos presentes en las lámparas fluorescentes) para determinar los efectos que pueden llegar a producir. En el aspecto técnico, comentó, tienen la misma temperatura de color que los tonos amarillos y azules y contienen pequeñas tonalidades en amarillo y rosa, dependiendo del fabricante.

Su trabajo incluye otros aspectos relacionados con la iluminación, como la denominada decorativa o secundaria. Las oficinas generalmente son iluminadas por luces blancas o azules (que se sabe son más eficientes) y las paredes están pintadas regularmente de color blanco. Sin embargo, en épocas recientes se está implementando la modalidad de colorear los espacios en diversos tonos, lo que cambia la fisonomía del lugar y genera mejor estado de ánimo que ocasiona mayor rendimiento y productividad. Otra propuesta de diseño, añadió, es contar con una iluminación convencional blanca que funja como fuente principal, y colocar una secundaria que bañe con otras tonalidades las paredes.

En Estados Unidos, ejemplificó, la firma Google pintó con diversos colores las paredes y el mobiliario de su sede de San Francisco, California, lo que hizo el lugar más agradable para su personal. Otros expertos han propuesto la implementación de plafones lumínicos de diversos colores que el usuario podría ir cambiando en lugar de pintar las paredes constantemente.

           Esas nuevas tendencias e inquietudes están orientadas a proporcionar confort lumínico a las personas, concepto que ha cobrado mayor relevancia con los lineamientos impulsados por la arquitectura y el diseño bioclimático, dirigido asimismo al confort olfativo, térmico, psicológico y acústico, para generar ambientes favorables al bienestar humano.

En este tenor, las indagaciones de Acosta Martínez centradas en el ambiente laboral rozan las fronteras de disciplinas como la medicina —porque aborda la salud óptica— y la psicología, entre otras. Su trabajo se inserta en el contexto del relevo de la iluminación incandescente por la luminiscente y la tecnología de los leds que le aportan nuevos elementos, como los químicos usados para “generar ciertas temperaturas de color”, y las otras tonalidades que hasta hace poco empezaron a ser investigadas.

Sobre los posibles escenarios que se abrirían al concluir su tesis para obtener la maestría, señaló que podría proponer el uso de iluminaciones secundarias que acompañen a la principal en los ámbitos laborales y en los hogares. Es mejor contar con espacios coloridos que con lugares monótonos, dijo. Ya hay hospitales que han puesto en marcha esa opción: en las salas de recuperación se usan tonalidades cálidas que ayudan “a que los pacientes se recuperen de forma más rápida”, generando ambientes agradables y confortables que mejoran el estado de ánimo y la salud.

Adelantó a aleph que realizará pruebas en materia de iluminación en el laboratorio de Bioclimática de esta Unidad, para observar que tan útil es una oficina iluminada con leds y aplicar pruebas cognitivas a los usuarios. De esa manera, más adelante se podrían “dar lineamientos y pautas para iluminar los espacios laborales, qué colores usar para generar creatividad” y ayudar a mejorar las actividades.

Consultado sobre la posibilidad de que los hogares promedio pudieran contar con los elementos que proporcionen confort, resaltó que la gran mayoría se han construido con criterios que no contemplan el bienestar, salvo algunos aspectos como la orientación y dirección del viento y, en un buen porcentaje, han sido erigidas mediante la autoconstrucción. Lo que resulta factible es pensar en las futuras edificaciones que pudieran ser levantadas tomando en cuenta los lineamientos para proveer de bienestar acústico, térmico y lumínico, tomando en cuenta el ahorro energético y la sustentabilidad. Realizarlo en lo ya construido es difícil mas no imposible, señaló. Acosta Martínez —que conjuga sus estudios de maestría con la práctica profesional de la arquitectura— subrayó que esas viviendas son entre 20 y 30 por ciento más caras que las convencionales pero, a la larga, resultarán más eficientes y económicas porque se reducen los costos de luz, agua, gas y proporcionan mejor iluminación y confort para sus habitantes.

Anuncios

Acerca de alephUAM_A

Sección de Información y Divulgación, UAM Acapotzalco
Esta entrada fue publicada en Notas Preliminares Aleph y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s