Hay que retribuir a la sociedad lo que recibimos de ella: Javier Huerta Jurado


  • Los fundadores, a 43 años

POR ARACELI RAMOS AVILÉS

Soy profesor investigador y dirijo la revista Alegatos, de la Unidad Azcapotzalco. Ingresé el 13 de marzo de 1975, cuando estudiaba en la Preparatoria 9, y obtuve el pase automático a la FES Acatlán (UNAM), en la carrera de Derecho. Posteriormente, me di cuenta que no era mi vocación y decidí cambiarme a Sociología, con especialización en Sociología Rural, e hice la maestría en Estudios Latinoamericanos.

Cuando ingresé a la UAM-A sólo existía el cuadrito de la Plaza Roja —con sólo cuatro edificios alrededor—, por lo que todos nos conocíamos: los cubículos y las oficinas siempre estaban llenos de personas trabajando, discutiendo y reflexionando sobre planes, definiendo los perfiles de las áreas, las carreras y los contenidos de los programas. Había mucha más actividad que la que existe hoy en día; a lo mejor se debía a que la universidad estaba literalmente en proceso de construcción. El modelo departamental —novedoso en ese tiempo— es el mismo que seguimos teniendo hasta ahora. Era un sistema nuevo que buscaba vincular la docencia con la investigación y la difusión con la extensión de la cultura, modelo que debían seguir los académicos que se incorporaban de tiempo completo.

Aunque ingresé como administrativo, siempre observaba lo que acontecía en el campo académico. Como experiencia interesante, recuerdo que en la oficina lo mismo ayudábamos en la mensajería que a llevar los garrafones de agua. Tengo muy presente que alguna vez nos mandaron al Departamento de Materiales donde hacían pruebas con lingotes de fierro colado; nuestra tarea era meter en un hoyo esos lingotes amarrados con un malacate y subirlos con una palanca para comprobar su resistencia

Era interesante porque la universidad, como espacio interdisciplinario, buscaba que los departamentos tuvieran un vínculo; todos estábamos involucrados en las actividades de las tres Divisiones, y como no había un perfil claro de lo que le correspondía hacer a cada quien, pues participábamos de acuerdo a nuestros conocimientos y experiencia.

Yo venía de trabajar como obrero en una fábrica, por lo que mi incorporación a la universidad fue una experiencia muy interesante en la medida que me fui integrando a un mundo totalmente desconocido, que contrastaba con la rigidez de la fábrica: aquí me sentía libre. Pensaba: “¿A poco me van a pagar por esto?”. Había muchos espacios en los que se discutían temas de interés científico, humanístico, literario, y todos éramos parte activa.

Eso me motivó para seguir estudiando y dentro de la universidad incursioné en la vida sindical. Fui responsable de asuntos laborales en esta Unidad, así como representante de los trabajadores administrativos y académicos ante la Junta de Conciliación y Arbitraje.

Pensaba y sigo pensando que el sindicato ha sido importante en la historia de la UAM. La idea era que el ingreso de los docentes no fuera a criterio de una autoridad sino a través de un procedimiento democrático; lo que el sindicato propuso funcionó durante una época. Después vino un conflicto de orden nacional donde se discutió la necesidad de que los procedimientos de ingreso, permanencia y promoción del personal académico quedaran en la Legislación Universitaria como una atribución de la Institución. Lo importante es que fue una construcción colectiva de procedimientos que convenimos los universitarios y, en ese sentido, el sindicato ha sido parte importante en la edificación de la vida universitaria, porque el catálogo de puestos y funciones fue discutido de manera bilateral.

Actualmente, como director de la revista Alegatos, mi labor —junto con el equipo que me acompaña en esta aventura— ha sido garantizar que la publicación esté al día, mejore su calidad y se incorpore a las plataformas disponibles para su difusión.

A 40 años, el contraste con los inicios es que entonces se sentía la vida intensa de los académicos y administrativos; hoy no es así. Antes había un ambiente de cordialidad, de construcción y diálogo en la búsqueda de soluciones a los problemas que enfrentábamos con una visión compartida del trabajo universitario, del rumbo que se debía seguir.

Hoy veo menos diálogo, menos reflexión sobre los problemas centrales de la vida universitaria. Creo que siempre vale la pena tener como referente lo que originalmente se planteó: que la UAM-A impactara en la vida cultural de la zona norte de la Ciudad con proyectos interesantes y actividades culturales dirigidos a los barrios populares y a la zona industrial. Creo que una de las cosas que podrían hacerse es transformar las rejas de la fachada en una galería al aire libre para difundir lo que la universidad tiene; establecer convenios con la Delegación para llevar a la Casa de la Cultura ciclos de cine, talleres, etcétera, pero se han perdido de vista los objetivos de desarrollo hacia afuera.

Ante la caída de los salarios, las estadísticas señalan que el 70 por ciento de los estudiantes que se incorporan a la UAM-A trabajan mientras que los profesores han buscado otras alternativas para completar sus ingresos, de tal manera que ni el alumno ni el maestro pueden estar de tiempo completo aquí. La crisis económica del país ha provocado fenómenos no previstos cuando se creó la UAM: se ha desarrollado una cultura de cumplimiento mínimo en el aula, tanto de alumnos como de profesores. Terminar con eso requiere de decisiones, de política académica de la rectoría, las divisiones y los departamentos.

Hay muy pocos profesores que están de tiempo completo generando ideas, trabajando en la investigación, desarrollando planteamientos de cómo reorganizar la vida académica. Hay que retribuir a la sociedad parte de lo que recibimos de ella y esto será a través de la formación de buenos estudiantes, del desarrollo de la ciencia y la tecnología, y con la difusión de la cultura en forma accesible para la población.

Anuncios

Acerca de alephUAM_A

Sección de Información y Divulgación, UAM Acapotzalco
Esta entrada fue publicada en Notas Preliminares Aleph y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s