Se veían 20 estrellas fugaces por hora: las Gemínidas en diciembre


  • Mirar el universo, una oportunidad para reflexionar sobre el cuidado de nuestro planeta

POR JUAN MANUEL TIRADO JUÁREZ

Desde su conformación —hace casi cinco años, un grupo de entusiastas de la astronomía lleva a cabo actividades en torno a esa disciplina, con la finalidad de que la comunidad de esta sede académica conozca e incursione en diversas facetas del quehacer astronómico. Para ello, ofrece conferencias con destacados especialistas que abordan diversos aspectos de esa ciencia; organiza observaciones a través de telescopios que montan en el domo de la cafetería así como veladas poético-científico-musicales, en donde los participantes disfrutan de la poesía, el baile y la música, además de adentrarse en el estudio del cosmos o echar miradas hacia el universo.

Desde hace aproximadamente cuatro años, el Grupo Astronómico Sian Ka’an (que en maya significa “lugar en donde inicia el cielo”) promueve campamentos en diversos puntos cercanos a esta capital, pero en los cuales sí es posible hacer observaciones sin tener la contaminación lumínica ocasionada por la infinidad de focos y demás luces de la metrópoli.

Los entusiastas integrantes de Sian Ka’an —entre ellos los profesores Jaime Granados y Fernando Tavera Romero, y los alumnos Gabriela e Itzel Sariñán Santiago, Sergio Daniel Sosa y Miguel Gómez, todos de la División de Ciencias Básicas e Ingeniería de la UAM Azcapotzalco—, los días 16 y 17 de diciembre pasado realizaron una acampada en la comunidad de San Luis Taximay, ubicada en Villa del Carbón en el Estado de México. Escogieron una fecha atractiva, pues coincidía con la llegada de las Gemínidas, una lluvia de estrellas fugaces proveniente de la constelación de Géminis.

            Para esa ocasión, recuerda Tavera Romero, se lanzó la convocatoria tanto en carteles que pegaron en la Unidad como a través de su página de Facebook. Rápidamente respondieron alrededor de 40 personas, entre estudiantes de la UAM e invitados externos. El campamento fue denominado “extremo” por el programa a realizar durante sábado y domingo, para poner a prueba la resistencia física de los asistentes pero, sobre todo, para divertirse y convivir.

Una vez montado el campamento e instalados, hicieron una comida rápida e iniciaron las actividades con una combinación de juegos de destreza y ejercicios de resistencia, a través de los cuales, de manera divertida, se expusieron temas de astronomía. Los organizadores dieron a los asistentes las pautas para identificar los puntos cardinales, tanto en el día como en la noche. El ingeniero Tavera explica que en el día son evidentes, pues el desplazamiento del Sol —de oriente a occidente— permite ubicarlos de manera sencilla; en la noche, la situación cambia. Para ello se les ayudó a identificar la estrella Polaris —ubicada en la constelación de la Osa Menor— que siempre está apuntando hacia el norte y desde ahí se pueden detectar los otros puntos. Tanto en la noche como en el día, los astros se mueven siguiendo una línea imaginaria denominada la Eclíptica.

Más adelante, les enseñaron a identificar ciertas constelaciones, entre éstas, a Orión, Géminis y Tauro, y les explicaron de donde vienen esos nombres que están relacionados con las mitologías griega y romana, principalmente. Por medio de la observación a simple vista, continúa, también es posible detectar varios planetas del Sistema Solar y algunas nebulosas que se encuentran más lejos. Asimismo, los organizadores explicaron a los asistentes la composición química de algunos cuerpos celestes, así como también hablaron de la luz proveniente de éstos, su espectro electromagnético y cómo se descompone. Esto es útil para las investigaciones que realizan los astrónomos profesionales.

Durante las jornadas diurnas les impartieron un curso para construir un Astrolabio, instrumento usado para medir “el ángulo de inclinación de las estrellas”. Lo elaboraron con cartón, hilo y una piedra como contrapeso. Además, a quienes desean adquirir un telescopio les ofrecieron información de acuerdo a sus intereses y presupuestos. En algunos campamentos han observado al Sol, “nuestra estrella”, con telescopios que tienen los filtros adecuados. Los participantes, dice, se muestran asombrados por las manchas que se llegan a apreciar en ese astro.

Por la noche, los telescopios se dirigieron a los anillos de Saturno, al gigante Júpiter y a los vecinos Marte y Venus. Cuando las acampadas se realizan en Chapa de Mota —también ubicada en el Estado de México—, la Sociedad Astronómica de México pone a disposición de los visitantes un telescopio de 60 centímetros de diámetro que tiene montado en el observatorio ahí ubicado.

            En el campamento realizado a mediados de diciembre pasado tuvieron oportunidad de gozar de un “maravilloso espectáculo” pues vieron estrellas fugaces: eran “como veinte por hora”. Los viajes se programan precisamente en fechas cuando ocurrirán sucesos importantes para la observación astronómica, por ejemplo, cuando hay eclipses o fases lunares, para que la experiencia de los asistentes sea todavía más intensa. Sian Ka’an realizó tareas especiales hace unos meses, cuando ocurrió el eclipse solar que cubrió gran parte de Estados Unidos y, recientemente, durante el fenómeno llamado Súper Luna, en enero pasado, cuando realizaron una transmisión en directo mediante su página de Facebook.

El egresado de la licenciatura en Sistemas Computacionales de esta Unidad y quien cursa la maestría en Física Educativa en el Centro de Investigación en Ciencia Aplicada y Tecnología Avanzada del Instituto Politécnico Nacional, señala que en una ocasión, a simple vista y en el día, observó un meteoro que entró a la atmósfera dejando un rastro como de gas que “se iba desvaneciendo lentamente”; en otra, pudo ver una estación espacial que seguía su órbita alrededor de la Tierra. Se veía como un “puntito tenue que va avanzando”; en lugares con cielos contaminados —como el de ésta y otras ciudades grandes—, hechos así son imposibles de ver.

Las continuas observaciones que dirige hacia el cosmos, ¿son una oportunidad para la reflexión?, pregunta aleph. El también integrante del Comité Científico en la Reunión de Estudiantes de Astronomía responde: “Mirar hacia el infinito, estar de frente a esa bóveda que nos cubre, es una oportunidad para admirar la magnitud y la grandeza de lo que nos rodea; nos hace pensar en el tamaño y la importancia de los seres humanos en el Universo y en este planeta; de lo que significa estar conviviendo aquí y de lo que hay afuera. En las conferencias que imparto sobre astronomía, ofrezco una reflexión: resalto que hay un planeta con características similares a la Tierra a 20 años luz, a donde es imposible llegar en la actualidad. Insto a los asistentes a cuidar nuestro planeta que nos permite vivir, antes de pensar en emigrar a otro lugar”.

Para los interesados en asistir al próximo viaje y conocer el programa de actividades que organiza el Grupo Astronómico Sian Ka’an, pueden consultar su página de Facebook https://www.facebook.com/Sian-Kaan-Astronomia-Uam. Además de las observaciones y los campamentos, el Grupo realiza investigaciones en torno a temas astronómicos —como los aspectos químicos de algunos cuerpos celestes— y, recientemente, crearon un dispositivo que es “un sistema para hacer más profesionales a los telescopios”. Es un Charge Coupled Device (Dispositivo de Carga Acoplada, en español, o CCD, por sus siglas en inglés), un sensor electrónico que se acopla al telescopio para capturar imágenes y enviarlas a la computadora, por lo que se puede grabar lo que se ve a través del ocular para después analizar los espectros de los objetos cósmicos. Dichos trabajos los realizan en el Laboratorio de Óptica, resalta.

El profesor Tavera Romero destaca que como resultado de las actividades organizadas por Sian Ka’an, el interés por el Universo suscitado entre varios estudiantes de esta Unidad los ha encaminado a realizar el posgrado en el Instituto de Astronomía de la UNAM. Hay que tener una formación académica sólida para optar por ese camino, subraya. “Es importante contar con más científicos en astronomía en México, disciplina desarrollada desde la época prehispánica”, finalizó.

Anuncios

Acerca de alephUAM_A

Sección de Información y Divulgación, UAM Acapotzalco
Esta entrada fue publicada en Notas Preliminares Aleph y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s