Necesario aprovechar las herramientas digitales para mejorar la calidad de vida en la Ciudad de México


  • Los especialistas universitarios tienen mucho que aportar para resolver los problemas de la capital: Claudia Sheimbaum Pardo

POR JUAN MANUEL TIRADO JUÁREZ

Desde hace varios años, nuestra metrópoli enfrenta problemas relacionados con el medio ambiente, el tráfico y la inseguridad, entre otros. Éstos no siempre han sido atendidos con base en el análisis y la planeación; en ocasiones, se recurre a empresas privadas o se improvisa, cuando en las diversas instituciones públicas de educación superior hay expertos que podrían contribuir a resolverlos de manera más expedita, certera y económica.

            Frente al enorme desafío que representa el gobernar esta capital, la ahora candidata por el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), la doctora Claudia Sheinbaum Pardo, señaló que es menester recurrir a la innovación y combinar la creatividad y el conocimiento. Para mejorar la calidad de vida de los capitalinos bajo una óptica de inclusión y sostenibilidad, es necesario recurrir al quehacer científico desarrollado por los expertos que realizan estudios en las universidades; a la educación, a las artes y al uso adecuado de las tecnologías de la información (TIC’s), dijo.

En el marco del Foro Innovación y Desarrollo para la Ciudad de México, organizado en la UAM Azcapotzalco por el colectivo estudiantil Comité por la Democracia, dijo que se requiere modificar la ruta para resolver los retos de esta megalópolis y recurrir a las respuestas innovadoras que se propongan desde la academia, la ciudadanía y la iniciativa privada —entre otros actores—, coordinadas por el gobierno y sustentadas en la planeación y no en la improvisación o en ocurrencias. La ciudad debe ser gobernada desde una perspectiva distinta —en donde entre en juego la tecnología asociada a la computación— para mejorar el tránsito, conocer en tiempo real el funcionamiento de las plantas de agua, la disponibilidad de los recursos hídricos y el estado de las obras públicas en proceso, entre otros rubros, indicó.

Las personas con teléfonos celulares inteligentes tienen a la mano información sobre el tránsito y la cartografía digital; la administración local también puede hacer empleo de esa tecnología para informar y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. En otra dirección, esas herramientas tecnológicas se pueden emplear en el ámbito educativo, como ella misma lo impulsó durante su gestión en la delegación Tlalpan, en donde fue titular hasta antes de iniciar su carrera por la gubernatura local. En esa demarcación, informó, con el apoyo del Instituto Nacional de Educación para Adultos, se puso al alcance de las personas que interrumpieron sus estudios un sistema de ciberescuelas, para potenciar la educación a distancia. Cerca de 6 mil personas que decidieron estudiar en aulas digitales también contaron con talleres creativos y culturales y atención personalizada. Sheinbaum espera que en esta modalidad concluyan sus estudios por lo menos 70 mil ciudadanos.

            Para la doctora en Ingeniería energética y profesora investigadora de la UNAM, la participación de la academia, de los expertos de las instituciones de educación superior es relevante, pues es necesario que trabajen con los gobiernos en la solución de los problemas que aquejan a las metrópolis; en diversos países desarrollados esa relación ya rinde frutos. Cuando se desempeñó como titular de la Secretaría de Medio Ambiente del entonces Distrito Federal (2000-2006), bajo la tutela del doctor Mario Molina Henríquez, premio Nobel de Química en 1995, estableció un programa para atender la compleja situación ambiental que obtuvo resultados.

En ese sentido, subrayó que ha impulsado la creación de diversos grupos de trabajo para abordar temas como la movilidad, la seguridad, el agua y la innovación tecnológica, entre otros, en donde participan académicos especializados en esos rubros, pero también se incluyen expertos en cuestiones culturales y educativas. La idea es sentar las bases para “encaminarnos hacia una Ciudad del Conocimiento, una de las grandes metas que deberíamos tener como ciudad”.

Puntualizó que su intención de llegar a la gubernatura no estriba en un interés personal sino en refrendar su vocación de servicio que incluye enfrentar —con base en la vigilancia y la transparencia— cuestiones como la corrupción.

            Por su parte, la doctora Priscilla Connolly Dietrichsen, Profesora Distinguida de esta Unidad, advirtió sobre los riesgos del uso indiscriminado de las nuevas tecnologías de la información, que se han potenciado por el creciente uso de los teléfonos móviles. En 2016, según datos estimados por la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), en esta capital había más de 6 millones de usuarios que se conectan diario a Internet; la tercera parte lo hace a través de los teléfonos celulares, indicó.

En ese nuevo panorama, empresas que manejan aplicaciones —Facebook, Twitter, Whatsapp o Waze, entre otras— hacen negocios muy redituables además de recopilar información de los usuarios, lo que es aprovechado con fines mercadológicos. En México operan sin mayores restricciones, pero en otros países sí se les han puesto limitaciones para manejar la información que corre por sus servidores.

Además de que se mueve la información privada (con el riesgo de que se haga mal uso de los datos personales de los usuarios), las redes sociales “están diseñadas para ser adictivas”, sustituyen la creatividad y pueden dar cabida al acoso ciberespacial, conducir a la explotación sexual y al golpeteo a la autoestima, alertó.

            Sin embargo, esta académica adscrita al Departamento de Sociología, resaltó asimismo que los gobiernos locales pueden recurrir al empleo de herramientas tecnológicas para mejorar la gestión del transporte público. Mencionó que Uber, la firma asentada en Estados Unidos, aprovecha esas modalidades pues obtiene ganancias prácticamente sin inversión ni responsabilidades. Ante esa situación, propuso que si en esta ciudad se tiene la capacidad para diseñar un servicio parecido, se hace necesario trabajar con los involucrados en el transporte público; se les puede ir equipando con esa tecnología para que se ofrezca un mejor servicio y “la gente tenga más confianza” en los taxis y en los microbuses, concluyó.

            En materia ambiental es necesario tomar medidas para concretar la transición hacia el uso de energías limpias y sustentables —como la solar o la eólica—; ese cambio se traduciría en una reindustrialización —encaminada a ser autónoma— que brindaría oportunidades de inversión y la consecuente creación de empleos dignos, señaló el articulista del diario La Jornada, Pedro Miguel.

Durante su participación, el autor de la columna Navegaciones —por la que se hizo acreedor al Premio Nacional de Periodismo— propuso impulsar el cambio en materia energética a través de la creación de un programa integral de fortalecimiento comunitario para brindar energía renovable a las zonas marginadas, así como la formación —en esa área— de miles de jóvenes mediante el proyecto Jóvenes construyendo el México del futuro, donde también participarían diversos sectores. A la postre, se encargarían del diseño, instalación y funcionamiento de generadores domésticos de energía limpia.

Se refirió a la posible instalación de por lo menos 50 mil equipos de energía renovable para casas y servicios, y de una red de mínimo 100 “solineras” o estaciones de carga para vehículos eléctricos alimentadas por paneles solares. Se pronunció por iniciar un programa colectivo para producir insumos, entre éstos, paneles fotovoltaicos y microgeneradores eólicos e hidráulicos, así como plantas de reciclaje de baterías.

Asimismo, señaló la pertinencia de realizar un estudio de factibilidad de las tecnologías hidráulicas de nueva generación, para emplearlas en la instalación de hidroeléctricas subterráneas que aprovechen los caudales líquidos del poniente capitalino. Con esa modalidad se podrían generar, estimó, hasta 7 mil gigawatts-hora por año y con ello evitar la generación de hasta 8.1 millones de toneladas de gases de efecto invernadero.

            La doctora Beatriz García Castro, profesora del Departamento de Economía de esta sede académica, resaltó la importancia de la investigación para encontrar respuestas a los problemas sociales; en nuestro país, destacó, ésta se hace a través de las instituciones de educación superior. Sin embargo, deploró que los presupuestos para esas materias estén muy acotados, pues a nivel mundial se les destina en promedio el 2.3 por ciento del producto interno bruto (PIB), mientras que en México sólo se cuenta con el 0.55 por ciento, casi la tercera parte de lo que se otorga en Brasil.

            El doctor Marco Vinicio Ferruzca Navarro, director de la División de Ciencias y Artes para el Diseño de la UAM-A, después de resaltar la importancia del diseño en el mejoramiento de la calidad de vida, informó que para este año 2018, la Ciudad de México ha sido nombrada como la Capital mundial del Diseño. Además, subrayó que esta metrópoli se integró a la red de ciudades creativas, promovida por la UNESCO.

Integrante del Comité por la Democracia, la alumna Verónica Midory Orozco Alcalá recalcó que el Foro —organizado por ese colectivo— busca transformar la realidad de la sociedad mexicana.

Galería de fotos:

Fotógrafo: Jorge Darío Perea Juárez

Anuncios

Acerca de alephUAM_A

Sección de Información y Divulgación, UAM Acapotzalco
Esta entrada fue publicada en Notas Preliminares Aleph y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s