aleph, fusión de la ciencia y el arte


  • Presencia de este medio en el V Simposio de Divulgación, Ciencia y Medios de Comunicación, organizado por la Unidad Iztapalapa

  • Próximamente saldrá a la luz la revista electrónica Ciencia en la UAM

POR JUAN MANUEL TIRADO JUÁREZ

“En febrero de 2016, cuando llegué a la Sección de Información y Divulgación (SID), de la Coordinación de Extensión Universitaria de la Unidad Azcapotzalco, para estar al frente del aleph, nuestro órgano informativo, mi intención fue fusionar en él la ciencia con el arte, lograr hacer un binomio de estas dos disciplinas. Después de un poco más de dos años, hemos comprobado —debido al aumento de los lectores— que esa conjunción es seductora: la comunidad ha aceptado muy bien la nueva línea editorial de este medio de comunicación.

            “Muchas de las portadas de la citada publicación están ilustradas con pinturas de artistas reconocidos que proyectan el tema desarrollado en alguna de las notas incluidas, además de que varias de éstas van acompañadas tanto de las fotografías respectivas como de imágenes artísticas que hacen referencia a los puntos abordados en los textos”, señaló la maestra Norma Ávila Jiménez, jefa de la SID, durante su participación en el V Simposio de Divulgación, Ciencia y Medios de Comunicación, realizado en la Sala Cuicacalli de la Unidad Iztapalapa de la UAM.

            Ese gusto por combinar el arte con la información científica, explicó al inició de su ponencia El binomio ciencia-arte en la divulgación científica y el aleph, surgió, por un lado, debido a su formación como periodista egresada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y, por otro, como consecuencia de la Maestría en Arte realizada en la Universidad Autónoma de Querétaro. Esa dualidad ha nutrido su quehacer profesional a lo largo de varios lustros de trabajo, tanto en medios escritos —La Jornada, El Financiero y la revista Proceso, entre otros— como en las cápsulas y reportajes realizados para los canales 11 y 22, y la televisora de la Universidad Nacional.

            “No he sido la única que ha explorado esa vertiente, pero sí de las que lo han hecho de manera constante”, dijo. Habrá quienes piensen que esas áreas del conocimiento no tienen gran cosa en común, que “son como el agua y el aceite”, pero no es así, tienen mucho en común y por ello tratamos de plasmar en el aleph, la línea editorial que se extenderá a la revista electrónica, Ciencia en la UAM, que próximamente se dará a conocer. Ávila Jiménez ya se dio a la tarea de invitar a los científicos de las cinco unidades de la Metropolitana, a través de sus secciones de información y difusión, con el objetivo de que envíen sus textos. Éstos irán acompañados de las fotografías o imágenes científicas correspondientes, además de alguna obra artística que proyecte la investigación a difundir.

            A lo largo de su exposición ilustró los puentes que se tienden e interrelacionan al arte con la ciencia. Señaló, por ejemplo, que Leonardo da Vinci (1452-1519) —quien era pintor, escultor y un apasionado de la ciencia—, en algunos momentos de su vida desarrolló diseños de máquinas para volar, entre otros y, como artista del Renacimiento, manejó con solvencia la perspectiva. Ese creador, apuntó, es el arquetipo de un “humanista que fusiona el arte y la ciencia”.

            Otro caso destacado a lo largo de la historia ha sido el de Galileo Galilei (1564-1642), físico que perfeccionó el telescopio y mantuvo una relación activa con el círculo de intelectuales de Padua y Venecia. En su texto, Mensajero de las estrellas, publicó algunos de los hallazgos encontrados con su telescopio, entre éstos, las observaciones de la Vía Láctea —que decía eran como estrellas en montón— o las irregularidades de la superficie de la Luna.

            La también merecedora del Premio Nacional e Internacional de Periodismo 2015, otorgado por el Club de Periodistas de México, en la categoría de Divulgación e Información de Innovación Académica, Científica y Tecnológica, refirió que los descubrimientos de Galileo, que mostraron que el Universo era mucho más grande de lo que se pensaba entonces, se proyectaron en pinturas barrocas, como en Huida a Egipto, de Adam Elsheimer (1609), en donde la figura humana es algo minúsculo en comparación con el cosmos. Asimismo, continuó, antes de la etapa barroca del arte, la Luna era pintada como un círculo perfecto, inmaculado, pero cuando Galileo publicó los dibujos de sus rugosidades, éstas también fueron incorporadas al arte pictórico, como en La Asunción de la Virgen, de Ludovico Cigoli (1610-1612). En ese lienzo, el satélite que está debajo de la virgen muestra esas imperfecciones.

            Asimismo subrayó que Otra influencia de Galileo en el arte barroco es la proyección del tiempo. Con ayuda de un péndulo registraba lo que duraban sus experimentos, lo anotaba y daba a conocer, lo que modificó la percepción del paso del tiempo entre la sociedad europea del siglo XVII. Los creadores lo reflejaron al pintar, por ejemplo, bodegones en donde incluían frutas frescas junto a otras secas, o como en El sueño del caballero, de Antonio de Pereda (1650), en donde ese transcurrir de las horas y los días se muestra con un cráneo de calavera en la mesa del personaje, en donde también se incluyen otros objetos, entre estos un globo terráqueo y dinero.

            Más adelante, citó el gran interés del pintor oaxaqueño Rufino Tamayo (1899-1991) —sobre quien escribió el libro El arte cósmico de Tamayo—, por la astronomía y los avances de la carrera espacial. Incluso, viajó a la NASA con otros seis artistas y mantuvieron discusiones de ciencia y arte con varios científicos de esa administración espacial. En las instalaciones de esa dependencia además tuvo la oportunidad de observar módulos lunares y trajes espaciales. La figura del módulo lunar Águila, que alunizó en 1969, lo influyó para crear los trazos de varias obras, entre éstas, Hombre en Negro, Torso de Hombre y Tres Figuras, realizadas en ese año, señaló. Interesado en la conquista del Cosmos, en 1971 Tamayo pinta Mujeres en el Espacio, donde fusiona a mujeres con naves espaciales, y lo mismo hace en Hombres en el Espacio, conocida también como Los astronautas, una “influencia más de la ciencia y la tecnología en el arte”.

            En ese breve recuento de los vasos comunicantes entre las citadas disciplinas, no podía faltar uno de los más brillantes hombres de ciencia, Albert Einstein (1879-1955), quien desarrolló la Teoría de la Relatividad General y es uno de los cimientos de la física y la cosmología moderna y que, además, gustaba de interpretar el violín. Einstein “decía que si una teoría científica no era estética al plasmarla en su ecuación, probablemente había algún error; ésta debía ser sencilla y elegante para ser correcta”. Eso se puede apreciar en la célebre fórmula E=mc2, que según sus colegas “les daba placer desarrollar las ecuaciones” que de ella se derivan.

            Durante la conferencia —en la que propició la interacción con la audiencia—, subrayó que desde su llegada a la SID de la UAM Azcapotzalco plasmó ese interés en fusionar el arte con el quehacer científico; por ello, en las portadas se emplean pinturas, naturaleza o el cosmos. Las obras hacen alusión al contenido de las ediciones, siempre con una estrecha relación entre la temática de alguna de las notas principales y las pinturas empleadas. También, prosiguió, en los interiores se usan pinturas para ilustrar los contenidos y se conjuntan con las fotografías de las actividades que se cubren. También se utilizan poesías o textos de escritores.

            Esa experiencia, esa reunión entre la ciencia y el arte, también se podrá apreciar en la revista electrónica que está próxima a salir, Ciencia en la UAM, que incluirá colaboraciones de académicos de la UAM y artículos que específicamente tratarán ese tipo de binomios. Explicó que uno es el que se referirá al interés de los artistas impresionistas por estudiar las investigaciones que sobre la luz publicaron algunos físicos y químicos contemporáneos a esos pintores. Otro, es un texto que se enfocará al tema de la sinestesia —asimilación conjunta o interferencia de varios tipos de sensaciones de diferentes sentidos en un mismo acto perceptivo, por ejemplo, una persona sinestésica puede, oír coloresver sonidos o percibir sensaciones gustativas al tocar un objeto con una textura determinada—. Se piensa, dijo, que Mozart “veía” ciertos colores al escuchar determinadas notas musicales.

            Norma Ávila, también reconocida por la televisora alemana Deutsche Welle por la serie 13 Baktún, producida por Canal 22 y el INAH, reiteró la importancia de que la ciencia y el arte vayan de la mano, pues esas manifestaciones, cada una desde su ámbito respectivo, impulsan el desarrollo de la humanidad.

            Durante los trabajos del Seminario se expusieron diversos trabajos de divulgación científica, entre ellos, el del periodista, Manuel Meneses Galván, quien está al frente de la revista impresa —con su respectivo portal cibernético—, Vive con Diabetes, para informar, desde diversos ángulos, sobre esa enfermedad. El escritor se ha dado a la tarea de recuperar los avances y las informaciones actualizadas que se generan en distintos centros de investigación, como el Instituto Nacional de Nutrición Doctor Salvador Zubirán, así como de otras instituciones educativas y universitarias, para ofrecerlos a sus lectores.

            Sus aportaciones cobran relevancia al tocar una variedad de enfoques sobre esa enfermedad, pues es notorio que ésta ha alcanzado a cada vez más personas. Se estima que ya son más de seis millones, y se está convirtiendo en un problema de salud pública. De manera amena, las páginas de la revista presentan —además de los últimos avances científicos— dietas, alimentos y actividades deportivas recomendables, entre una amplia gama de rubros interesantes para quienes padecen dicha enfermedad y quieran tener una mejor calidad de vida. La dirección de ese portal es: http://www.vivecondiabetes.com/.

Anuncios

Acerca de alephUAM_A

Sección de Información y Divulgación, UAM Acapotzalco
Esta entrada fue publicada en Notas Preliminares Aleph y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s